Desenmascarando los Intentos de Pluspetrol de Manipular la Opinión Pública

El lunes 25 de Noviembre de 2013 OEFA multó a la compañía petrolera Pluspetrol Norte con más de $ 7 millones, por daños ambientales irreparables y por ” desaparecer ” la laguna Shanshococha en el lote petrolero 1AB (Hoy Lote 192) en el norte de Perú . Pluspetrol Norte se apresuró en emitir un comunicado oficial.

La respuesta de Pluspetrol Norte se enmarca en una campaña de relaciones públicas poco sincera, brindando información falsa e incompleta. Sus intentos de desinformar deliberadamente al público se han sucedido con tanta frecuencia y son tan absurdas, que casi parece indigno de una respuesta. Pero en lugar de ignorarlas, vamos a reconstruir brevemente la forma en que Pluspetrol Norte intenta declinar toda responsabilidad y presentarse como una empresa responsable.

Shanshococha

En primer lugar, el comunicado de Pluspetrol Norte habla de una “laguna saneada y restaurada que fue devuelta a las comunidades nativas”. Incluyen una foto como prueba de que la cocha no ha desaparecido.

La laguna Shanshococha, como las imágenes de este y anteriores artículos muestran, así como la evidencia que OEFA ha recogido, ha sido completamente destruida. La llamada “remediación” que Pluspetrol Norte llevó a cabo consistió de drenar la laguna y mezclar petróleo crudo con tierra indígena limpia de los alrededores. La evidencia fotográfica, decenas de testimonios de los testigos locales, así como visitas de primera mano por OEFA dan testimonio de este hecho innegable. Esto forma el telón de fondo de la multa sin precedentes de OEFA.

Pero ¿qué pasa con la foto distribuida por Pluspetrol Norte interpretando a una “nueva” laguna? Después de su “rehabilitación “, la laguna se volvió a llenar con agua, y Pluspetrol Norte plantó hierbas a lo largo de la orilla. De la foto, sin duda, pareciera que hay una nueva laguna limpia, y teniendo en cuenta que este sitio está en una zona muy remota, es difícil probar lo contrario.

Sin embargo, nada está bien con Shanshococha. El sitio sigue siendo un desastre ecológico. Una laguna es más que una fotografía, más que un charco de agua. Es un ecosistema interrelacionado, conectando los procesos biológicos e hidrogeológicos complejos para crear la vida que Shanshococha albergaba anteriormente y los servicios ecosistémicos que prestó históricamente a la población local quechua. Por esta razón, OEFA en una segunda comunicación, subrayó la importancia de realizar un estudio hidro- geológico para abordar adecuadamente la situación y posiblemente restaurar algunos de los servicios de los ecosistemas perdidos.

La “nueva” laguna que Pluspetrol Norte afirma haber remediado no es más que un agujero lleno de agua, y ni siquiera agua limpia. Delia Morales, una funcionaria de OEFA señaló en un programa de televisión peruana “Canal 35” que el volumen actual de agua es de sólo el 4 % del volumen que Shanshococha antes mantenía. Ella llegó a decir que “la laguna no ha recuperado la funcionalidad que antes tenía, la provisión de agua para el consumo humano, el hábitat de los peces, o la posibilidad de que las comunidades locales a pescar… nunca vamos a poder conseguir que esta laguna vuelva a ser lo que antes fue . “

Shanshococha

Pero no se necesitas ser un científico natural para darte cuenta de que la nueva laguna es una farsa, una excusa, un intento de encubrimiento, un truco de relaciones públicas. El agua es de color verdoso. La tierra alrededor de ella es estéril y dura. Hay poca vida biológica para ver; pero además, como el líder indígena David Chino Dahua remarca en este video, la gente sigue consumiendo de la poca vida salvaje que está volviendo, y así es como la contaminación llega hasta la población local a través de la cadena alimenticia. Más sorprendentemente, sin embargo, es una capa delgada de petróleo sobre la superficie del agua, indicando la presencia continua de contaminantes. En algunos casos, el petróleo crudo todavía se puede observar escapándose a la superficie. Las imágenes de este artículo, tomada a principios de noviembre de 2013, así como las imágenes de la segunda Comunicación de OEFA, demuestran esto claramente.

Precisamente para evitar este tipo de resultados inquietantes, la ley peruana plantea que el Estado y sus expertos competentes tienen la obligación de aprobar todas las intervenciones de rehabilitación previstas antes de que se lleven a cabo. Pluspetrol Norte ha desafiado abiertamente la autoridad del Estado e implementado esta “remediación” sin informar ni pedir la aprobación ni supervisión de la autoridad estatal responsable. Este es el segundo pilar de la fuerte multa atribuida a la empresa petrolera.

Pluspetrol Norte comunicó que lo hicieron debido a una “fuerte demanda por parte de la comunidad local de Andoas, y que la intervención había sido objeto de seguimiento por la población local “. En este caso, esta afirmación es irrelevante. Como se indicó anteriormente, la legislación peruana define claramente que el Estado debe aprobar y supervisar cualquier tipo de intervención. Incluso si, como afirma Pluspetrol Norte, existía un acuerdo firmado con la comunidad, tal acuerdo no invalida la legislación peruana. Ni la comunidad ni Pluspetrol Norte pueden ser la autoridad para implementar este tipo de intervención.

En una nota aparte, vale la pena mencionar que en el Lote 1AB Pluspetrol Norte tiene la costumbre de “arreglar” las cosas directamente con las comunidades. Estos ” acuerdos” son negociaciones muy desequilibradas, con abogados profesionales en negociación por parte de Pluspetrol Norte y por la otra parte pobladores rurales que no tienen experiencia formal en la ley occidental . Además, es ilegal hacer que alguien renuncie vía “acuerdo” a sus derechos humanos básicos, como el derecho a la vida, un ambiente saludable y las condiciones de vida de sonido, entre otros.

Por otra parte, en contraste con la afirmación de Pluspetrol Norte, la Federación de Pueblos Indígenas Quechua del Pastaza (FEDIQUEP) comunicó a través de su plataforma PUINAMUDT que nunca ha pedido a Pluspetrol Norte que mezclen el crudo con tierras nativas limpias , ni que ” desaparezcan” su laguna. Por el contrario, en setiembre de 2012, FEDIQUEP denunció oficialmente las malas prácticas de Pluspetrol Norte en Shanshococha a las autoridades estatales competentes, pidiendo que detenga la intervención de Pluspetrol Norte y comiencen un proceso administrativo para sancionar a la empresa petrolera.

Por último, Pluspetrol Norte afirma que la contaminación en Shanshococha es culpa de Occidental Petroleum, la compañía petrolera que operaba en el Lote 1AB hasta el año 2000 cuando se hizo cargo de Pluspetrol. Este es uno de los argumentos favoritos de Pluspetrol Norte, pero omite una realidad importante. De acuerdo a la ley y al contrato firmado, al hacerse cargo de la concesión en el año 2000, Pluspetrol Norte también asumió la responsabilidad de remediar las áreas impactadas. Sin embargo, Shanshococha no estaba registrado como un sitio impactado en el año 2000 cuando Pluspetrol Norte asumió responsabilidad de la concesión petrolera. Para que un sitio tan grande, que se encuentra tan cerca de un pozo de bombeo, es difícil creer que no podría haber sido detectado. Es más, en una declaración el 3 de diciembre, el ministro del Ambiente, Manual Pulgar-Vidal, aclaró que Pluspetrol Norte adquirió los pasivos ambientales de Occidental Petroleum, pero que, entre estos, no se identificó a la laguna Shanshococha.

Alianza Arkana en breve lanzará un artículo más detallado sobre las prácticas de Pluspetrol en el norte de Perú.

Alianza Arkana, Tuesday, 03 December 2013

Advertisements