Recordando a Edwin Chota

Conversaciones entre amigos a dos meses de ser asesinado por defender los bosques y territorios ashaninkas en la Amazonía Peruana

Este último 1º de setiembre, presuntamente la mafia de la tala ilegal asesinó a cuatro líderes indígenas ashaninkas de la comunidad nativa Alto Tamaya – Saweto, fronteriza con Brasil, en la región Ucayali de la Amazonía Peruana. Entre ellos estaba el jefe de la comunidad, Edwin Chota Valera de 53 años, incansable defensor de los derechos de su pueblo, quien durante años estuvo luchando contra la tala ilegal y por el reconocimiento legal del territorio de su comunidad. La trágica noticia de estos asesinatos ha ocupado muchos titulares nacionales e internacionales, volcando los ojos del mundo en la institucionalizada indiferencia y el desgobierno que facilita la impune depredación de los recursos naturales y la vulneración de los derechos indígenas en la Amazonía, con mayor gravedad en zonas de frontera.

ceci 3A continuación transcribo parte de una serie de conversaciones que sostuve en mi casa con Cecilia Brito recordando a un amigo en común, Edwin Chota. Cecilia es lideresa del pueblo shipibo, fundadora y presidente de la Coordinadora de Desarrollo de Mujeres Indígenas Amazónicas – CODEMIA.


“Al hermano Edwin Chota Valera lo conocí el año 2002, cuando era presidente de ACONAMAC (Asociación de Comunidades Nativas Asháninkas de Masisea y Callería), federación indígena creada por su iniciativa para apoyar el desarrollo y los derechos de las comunidades ashaninkas de su sector.”

La última vez que se vieron, y las amenazas…

Edwin Chota“La última vez que lo vi fue el 13 de agosto de este mismo año. Me contó que había estado en Lima, que tuvo una conferencia con la PCM (Presidencia del Consejo de Ministros), donde expuso sus problemas. Porque, como él dijo, acá en Ucayali él no tenía apoyo de nadie, ni de las autoridades.

Ese día, cuando yo lo vi, me dijo que los madereros ilegales le tienen amenazado en todo momento de su vida y que él corre mucho peligro, entonces yo le dije que tenga mucho cuidado, pero él dijo que el día que él muera, que lo maten, va a morir con la frente en alto, como siempre, caminando en sandalias, en polito; porque desde que él empezó a liderar nunca ha negociado con los madereros, él nunca ha vendido la riqueza del pueblo, y que siempre iba a seguir manteniendo su posición, así como cuando empezó a liderar.

Dijo que las amenazas se iniciaron cuando empezó a denunciar con mayor frecuencia, con documentos legales en la mano. Entonces ya ellos (los madereros ilegales) empezaron a temblar y empezaron a amenazarlo, y con eso pensaban, iban a detenerlo.

Ahí también él me dijo que no solo hay problemas por tala ilegal sino también hay mucha influencia de los que siembran coca, de los narcotraficantes; y que ellos ven desde su comunidad misma que ingresan las avionetas, pero no saben de dónde vienen; y que ese tema también había ya planteado en Lima. Eso es lo que también me comentó el último día que yo tuve la oportunidad de conversar con él.”

La noticia de su muerteEdwin Chota

“Yo lo conocí como un buen líder para su pueblo y para la sociedad, y como un gran amigo que me acompañó en momentos difíciles. Por eso al saber la noticia, para mí ha sido bien difícil de aceptarlo, porque yo sentí como si perdiera a un hermano. Ese día me puse a recordar todo lo pasado por el hermano Chota. Me acuerdo que una de las veces que ellos (Chota y otros líderes) habían venido a
Pucallpa (capital de Ucayali) a hacer gestiones en el gobierno regional, encontré a sus mujeres recogiendo plátanos caídos o botados en el puerto, para poder cocinar y comer, porque ya se habían gastado su plata, porque mucho demoraban con la burocracia.”

Reflexión y mensaje

“Frente a esta realidad que vienen viviendo los pueblos indígenas Edwin ha ofrendado su vida, nos dejo un ejemplo de buen líder, de buen dirigente para su pueblo. Edwin Chota siempre ha luchado con plata o sin plata, con lluvia o con sol, humildemente, sin venderse, caminando con su polito gastado y sus sandalias.

Como mujer indígena del pueblo shipibo, que también he emprendido mis luchas frente a estas realidades que estamos viviendo año tras año, generación tras generación, quiero pedir a nuestras autoridades, a nuestros representantes que tomen cartas en el asunto para poder atender a la población que lo necesita, porque si no toman en consideración las grandes necesidades y amenazas que pasan nuestros pueblos, se va a seguir derramando sangre y quedando en orfandad muchos niños. ¡¿Cómo es posible que por defender nuestro propio territorio nos puedan hacer esto?!

También pido al estado peruano que se ponga a trabajar para salvaguadar a nuestros hermanos que están cuidando lo nuestro, conservando lo nuestro. Que ya no vuelvan a derramar sangre. Eso pido como mujer indígena para todos nuestros pueblos.”


Edwin Chota

Las conversaciones con Cecilia Brito sucedieron entre setiembre y octubre último. En esos días recordé que algunas veces Edwin venía a Pucallpa trayendo diversos productos del bosque como aceite de copaiba, sangre de grado, miel, etc. para poder financiar sus viajes y estadía en la ciudad para tramitar algunas de sus demandas, siempre desatendidas.

Entonces, Edwin cosechaba un poco de productos no maderables del bosque, para proteger el mismo bosque. Recordamos también algunas anécdotas; él pasaba rápidamente del enfado y el desánimo, al buen humor y el entusiasmo, quizá esa era parte de su estrategia emocional para no rendirse.

Edwin Chota ha dejado un ejemplo de humildad, tenacidad, y hasta de inocente y necia fe en la justicia, esperamos que a la larga no tan necia. Ha tenido que fallecer para llamar la atención en sus demandas de justicia, esperamos que pasada la ola mediática y el oportunismo político, finalmente sea el inicio de un efectivo reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios.

Para mayor información:
Estos Son Tres Hechos Que Muestran la Indiferencia del Estado Frente a las Denuncias de Edqin Chota Contra Tala Ilegal 
Four Peruvian Anti-logging Activists Murdered 
Illegal Loggers Blamed for Murder of Peru Forest Campaigner

Diego Villegas Kau, Wednesday, 05 November 2014

Advertisements