En Plena Crisis Político Ambiental Hay Esperanza

Jóvenes y organizaciones amazónicos se movilizan para la vida, la diversidad cultural y el medio ambiente.

“Loretano soy. Por eso es que quiero al bosque y la lluvia, al viento y al rio, la luna y el sol.”

Lo que verdaderamente hizo la movilización del día 25 de marzo es generar esperanzas por la fuerte participación de los jóvenes amazónicos, respaldados por distintos organizaciones y gremios civiles. Esperanzas para un verdadero desarrollo digno de ese maravilloso rincón del mundo que se llama Loreto. La marcha fue convocada entre otros por el Comité del Agua, un núcleo ciudadano activista que según su vocero, el profesor José Manuyama, mantiene viva la agenda ambiental en la región. La próxima movilización masiva está anunciada para el día 4 de junio.

En la agenda están, entre otros:

  1. la paralización de las actividades agroindustriales que han causado la deforestación de más de 10 mil hectáreas de bosque amazónico en Tamshiyacu y amenazan con deforestar 100 mil hectáreas;
  2. la exclusión de la cuenca del Nanay, fuente directa de abastecimiento de agua de más de medio millón de habitantes, de la explotación petrolera, minería aurífera y monocultivos;
  3. la remediación y compensación de los daños causados por más de 40 años de extracción petrolera en las cuencas del Corrientes, Tigre, Pastaza y Marañón;
  4. la sanción y censura al imparable incremento de la corrupción en la gestión pública, que permite negociados económicos criminales que atentan contra los derechos humanos y el medio ambiente.

Hay que decir que los primeros tres meses de gobierno para las nuevas autoridades loretanas han sido una verdadera confrontación con la crisis social, ambiental/climática y económica de la región y del país. En primer lugar bajó el precio del petróleo en el mercado internacional. Así bajó la fuente principal del canon petrolero y de los recursos económicos más importantes para realizar las políticas regionales y cumplir con las promesas de las nuevas autoridades. A esto se suman las irregularidades encontradas de la gestión regional anterior, muchas de las cuales están siendo investigadas por la Fiscalía y la Controlaría de la Republica (entre otros casos: alcantarillado, construcción de lanchas para las federaciones indígenas, perfil de proyecto tren Iquitos-Yurimaguas y no rendición del 10% del canon petrolero que por ley está destinado a los pueblos indígenas del zona petrolera).

Movilizacion po la Vida 1

Además los problemas socio ambientales han sido pan de cada día. Los hospitales están en tal estado de abandono que murieron bebes y madres, y que se hubo que cambiar hasta cuatro veces al director regional de salud. El ministro de Ambiente tuvo que llegar hasta la ciudad de Iquitos para poner orden en el asunto del (monopolio) recojo de los residuos sólidos, aunque hasta la fecha la basura se amontona en muchos rincones de la ciudad. Asimismo, los pueblos indígenas asentadas en las cuencas del lote petrolero 1AB siguen con sus protestas, exigiendo de la operadora actual Pluspetrol S.A. remediación, compensación e indemnización tras más de 43 años de contaminación petrolera, y esto antes que se otorgue una nueva concesión, previsto para agosto 2015. El nuevo gobernador Fernando Meléndez, durante el paro del pueblo Kichwa del Tigre de febrero, tomó la decisión política de respaldar estas protestas. Sin embargo, a más de 50 días de la protesta el gobernador no puede cumplir con el acta firmada con ellos. Además hay que tener siempre en mente el lamentable estado de los oleoductos que cruzan Loreto. En el lote 8 se registraron el año pasado por lo menos tres grandes derrames de petróleo, para los cuales Petroperú ahora está demandado judicialmente por violar derechos fundamentales y por no adecuar los tubos. En cualquier momento puede ocurrir otro derrame. Ese crudo llega a los iquiteños vía las aguas del río Marañón y contamina los peces que se consumen.

Tamshiyacu-3

Sigue la incertidumbre sobre las actividades extractivas en las cabeceras de agua del río Nanay. La deforestación en Tamshiyacu de más de 10 000 hectáreas (3000 canchas de futbol – foto) causo escandalo hasta a nivel internacional. Sin embargo, la gestión anterior otorgó durante sus últimos momentos permisos para talar 100 mil de hectáreas de bosques primarios, los que – felizmente- han sido suspendidos hace poco por un juez en Lima. Y recientemente algunos departamentos fronterizos fueron declarados en estado de emergencia por el creciente tráfico de drogas y de la criminalidad.

Encima de todo esto las lluvias están particularmente fuertes. La temporada de lluvia reforzada por el fenómeno climático El Nino está dejando la región en un estado de emergencia nunca visto. En la zona de Belén se ahogan los niños todos los días. Sin embargo, la gente no quiere desplazarse por no abandonar lo poco que tienen. Las clases en muchos rincones de la región están suspendidas, agravando una vez más el retraso que enfrentan los niños de la región en educación. La semana pasada la carreta Iquitos-Nauta se derrumbó mientras que los precios de alimentos básicos suben cada vez más.

Son tiempos complicados para el pueblo Loretano.

Por ello los jóvenes y organizaciones plantearon en la movilización del 25 de marzo algunas preguntas muy relevantes. Son ahora las autoridades elegidas que tienen que dar respuestas y soluciones. Pueden encontrarlas entre otros en el plan de gobierno y en el Pacto de Gobernabilidad socio ambiental firmado el 11 de setiembre del 2014. Según estos documentos, se priorizara el ordenamiento territorial de la región basado en una zonificación económica ecológica y la creación de una ley marco para el desarrollo sostenible de la región para abandonar el modelo extractiva actual, además de proteger las cabeceras de los ríos.

Volante-blog

Es bueno hacerle recordar al nuevo gobernador. Únete a la movilización del día 4 de junio.

Porque Loretano o no, queremos al bosque, a la lluvia, al viento y al rio.

Sarah Kerremans

Advertisements