Sembrando el buen vivir en la Amazonía peruana

El día 12 de febrero del 2016  se ha realizado una entrevista con Marcos Urquia, agrónomo especialista en permacultura que ha realizado diversos proyectos en comunidades indígenas en la Amazonía peruana y que actualmente colabora con Alianza Arkana. Marcos nos cuenta su experiencia sobre las diversas problemáticas de despojo y contaminación de territorios, así como los retos a los que se ha enfrentado dentro de comunidades amazónicas en el Perú.

La destrucción e injusticia para los pueblos originarios amazónicos han sido escuchados por diversas organizaciones y ONGs que realizan proyectos en escritorios, sus objetivos son cumplir con estatutos nacionales e internacionales así como particulares sin la participación de la comunidad, es por ello que repetidas veces estos proyectos no contienen un soporte político de las comunidades, se deben realizar proyectos donde la propia comunidad también pueda coordinar y proponer sus propias ideas. Marcos nos comenta que no se pueden realizar proyectos en gabinetes sin escuchar a las comunidades, estas deben ser respetadas.

En este respeto, Marcos nos comenta sobre un proyecto en el que participó en la comunidad de San Francisco en donde se pretendía repoblar con árboles algunas zonas afectadas de la comunidad. Se plantaron árboles de mamey y fueron arrancados por la propia comunidad porque este tipo de árbol para ellos generaba mucha basura, por ello preferían el árbol de coco, como un ejemplo.

“Muchas veces se cree que se hace un bien pero se tiene que consultar a la comunidad con anterioridad, hablar con las autoridades y asamblea comunal para saber su pensar.”

La idea de que se ayuda a las comunidades o se les enseña es erróneo, en realidad se orienta y es la propia comunidad la cual debe tener una política administrativa, técnica y educacional.

Sin embargo en algunas comunidades se encuentra ignorancia y la falta de interés en diversos temas que los aquejan. Por eso, Marcos cree que es primordial la educación con los niños para crear conciencia a nuevas generaciones de la situación actual y los probables riesgos futuros ante la amenaza de los recursos naturales que los rodean.

“En las comunidades amazónicas aún se puede ver un poco de abundancia, de ahí la perversidad del no hacer caso. Combinar las creencias tradicionales, por ejemplo la agricultura tradicional y la moderna es primordial.”

Screen Shot 2016-02-27 at 13.10.05
Marcos enseñando a visitantes y voluntarias de Alianza Arkana el proyecto de permacultura que él facilita en la comunidad nativa de Santa Clara.

En el caso de la sensibilización de los adultos es difícil. La educación viene desde la casa, se debe pensar en que somos un ejemplo para los niños.

“Personalmente no veo que de un momento a otro los adultos cambien pero sí se puede orientar y educar a ellos, como un proceso con ejemplos claros, algunas veces hacer que cambien es ir contra los principios de ellos mismos.  Yo te cuento en mi caso, cuando era estudiante y me iba de promoción a Arequipa, mirando el lugar pasaron los helados, los marcianos, comí el helado y boté su cáscara, el que cuidaba el parque sonó el silbato, me tocó la espalda y me dijo que para eso estaban los basureros, desde ahí miré diferente mi forma de actuar.”

Hay una fuerte problemática con el mantenimiento de la economía de los pueblos originarios, por ejemplo los artesanos crean y venden, su economía diaria se ve cubierta de esta manera, en cambio el agricultor tiene que esperar un largo plazo para recibir beneficios de su actividad económica, es por ello que se prefiere dirigir sus esfuerzos a otro tipo de tareas que no les permiten tener una economía sólida. Con esta premura de sobrevivir día a día las dinámicas de la resolución de las problemáticas comunales se torna un tema difícil.

“En comunidades como Santa Rosa, Nuevo Egipto, San Francisco, Puerto Firmeza y  Bena Jema, donde no tenían consciencia y solo se cumplía un compromiso por que el proyecto que manejaba mi compañero Brian tenía un incentivo, donde se premiaba a la comunidad más limpia que se pudiera encontrar , para mi era como un incentivo donde podías ver un cambio de todo el trabajo que estabas realizando, se donaban sacos de arroz y bonificación para repartirse entre la comunidad. Cuando se terminó el incentivo dejaron de limpiar sus comunidades. La gente se aprovecha de un instante, tratando de ser la comunidad más limpia, pero con la basura escondida, todo esto es difícil porque falta conciencia. Pero también hay comunidades en donde se sigue trabajando con la basura y el trato de los recursos. Yo he visto un caso exitoso de una comunidad cerca de Iquitos que era muy limpia, no se encontraban plásticos, había un programa de caza de animales y pesca, ahí no había llegado el gobierno, era muy inspirador. Hay comunidades que tienen conciencia porque los padres habían huído de la petrolera, como de este lado aún no se percibe ese grado de contaminación y muertes la gente cree que no tienen que involucrarse en estas tareas de conciencia. Tanto el mestizo como el indígena no entiende que ellos también son parte de la destrucción, hasta que se lamentan por algún problema toman consciencia. Si la comunidad no se inmiscuye dentro de los proyectos de manera directa, difícilmente los proyectos por más buenos que sean, funcionarán.”

Marcos demonstrating swales
Marcos demostrando una zanja para el manejo de agua.

La destrucción por propios intereses de mineras, petroleras, madereras y narco-tráfico afectan directamente a las comunidades. Además, esta destrucción también se puede apreciar en el cambio de clima y las estaciones del año en los territorios amazónicos, donde los habitantes reportan un aumento significativo de la temperatura promedia durante la última década.

“El día de hoy solo se puede reconocer si estamos en el verano o en el invierno. Las crecientes eran graduadas, cada 5-10 años cambiaba la creciente, donde los abuelos y los sabios lo sabían por medio de calendarios, se aprovechaba para hacer cultivos a largo plazo, sabiendo la floración y su posible cosecha. Ya no había prisa de hacer cultivos de corto plazo, ahora no, la creciente siempre es grande, entonces el agricultor rural ribereño ya no puede hacer esos calendarios donde todos los años se recurre a cultivos de corto periodo vegetativo. Las inundaciones son debido a que ya no hay árboles grandes de 400-300 años, todo lo está devorando las empresas madereras, por ejemplo, a las alturas por río Urubamba y Tambo, está depredado, los  árboles de esta zona sostenían la carga de agua de las lluvias, ya no hay una barrera, un muro o un dique, los árboles pequeños no pueden absorber esa cantidad de agua.

“A pesar de los convenios y de los tratados internacionales como la OIT  número 169, las empresas transnacionales y el gobierno siguen sin consultan a las comunidades, acuerdan y después informan sus actividades extractivas. Pese a la existencia de estos grandes negocios la gente vive igual o peor, no hay desarrollo.

“En el tema del narcotráfico contamina lagos y ríos pero también vulnera a los adolescentes y los derechos, donde la ley es la bala, la influencia del dinero es muy grande generando también prácticas de prostitución, permitiendo el aumento del desarrollo de enfermedades venéreas. Donde se realizan este tipo de actividades ilegales se han desarrollado talleres para dar a conocer los derechos de las mujeres principalmente, donde tristemente las mujeres hasta pueden perder la vida.”

Las regiones Amazónicas siempre se han visto amenazadas por su riqueza y diversidad, en caso especial de las plantas medicinales también sus usos y conocimientos han sido perseguidos. Sin embargo, los conocimientos milenarios se están perdiendo, en gran parte por el uso e imposición de la medicina occidental:

“Se han realizado diversos trabajos en los que se puede apreciar la producción de información más no su aplicación, haciendo falta un centro demostrativo de plantas medicinales, para aplicar y hacer conocer lo conocimientos de los viejos sabios al respecto del uso de las plantas medicinales, se encuentra una dificultad para reunir la práctica de la medicina tradicional porque hay un celo, por miedo a su explotación y robo patentando su cura.”

Screen Shot 2016-02-27 at 13.41.08
La escuela bilingue intercultural de Santa Clara, cuya cocina está abastecida con alimentos que los alumnos cultivan junto con Marcos en el proyecto de permacultura.

Por último Marcos resume para él los pilares para que las comunidades tomen el control de su territorio y buen vivir, orientándolos para desarrollar una economía sustentable donde la gente pueda observar estos proyectos como una solución a sus problemáticas.

“El territorio, debe de estar asegurado, para que la propia comunidad pueda aprovechar sus recursos, ya que la agricultura es la base fundamental del desarrollo del mundo. La asociación de cultivos es muy sostenible, donde se espera consumir y vender, para comer y generar recursos extras, se refuerza con la crianza de aves menores, estos generan menor impacto que el vacuno, y también la producción piscícola por medio de la asociación de pescados, patos y tortugas para oxigenación el agua, complementar con la educación para la concientización y el uso de la medicina tradicional es primordial.”

Esperemos que el contenido de esta entrevista sirva como un ejemplo de práctica, lucha y esfuerzo en el trabajo comunitario que organizaciones como Alianza Arkana y gente de los pueblos indígenas amazónicos realizan y que sirva como una fuente inspiración para todos los hermanos y hermanas del mundo que se encuentran protegiendo territorios en búsqueda del buen vivir en equilibrio con sus necesidades, y que sean cada vez más escuchados en otros mundos, donde la destrucción y la pobreza no es vista ni vivida. A todos los gobiernos, intereses políticos particulares y grandes corporaciones que destruyen los pulmones del mundo como el Amazonas, se les recuerda que esta destrucción no vale la pena. Se requiere pensar entonces no el cambio climático, sino en el cambio sistémico.

Entrevista con Marcos Urquia realizada por Denise Hernández Villalva y Elena Maryka Maiolo.

Advertisements